Ineluctable remoción del presidente del Banco Mundial, el halcón Paul Wolfowitz Dr. Camilo H. Rodriguez Berrutti

0
85

Cuestión que trasciende de lo promiscuo entre el poder gerencial financiero, laboral y el logro de ventajas sexuales, la puesta en marcha de un aparato para conseguir favores o asegurar los ya conseguidos constituye una mácula imperdonable que tan solo el presidente Bush y su clan sombrío, en la cúspide de su descalificación puede cohonestar para tratar de explicar lo que su protegido Wolfowitz ha confesado; se trató de un “error” en su actividad como presidente del BM.

Es que, se ha detraído indebidamente tan considerables sumas en miles y miles de dólares por servicio no prestado, por la novia del presidente del BM,  aportados por todos  los gobiernos del mundo; con un designio que está en el Estatuto del Fondo y en las disposiciones de NACIONES UNIDAS ,el cual concierne a mejorar las condiciones de vida de la Humanidad ,y no a satisfacer el capricho de los ocasionales directores del Banco cuando pierden la brújula de la ejemplaridad.

Es que esta concepción patrimonialista, que pretende enfeudar el historial de la entidad a una actividad ajena a sus fines y, por cierto  vinculada a lo delictual, como lo es la malversación, el incumplimiento del deber de administrar de buena fe, para no incurrir en fraude  al contenido público y universal, coloca al agente responsable en trance de ser imputado bajo el imperio de las Convenciones contra la Corrupción, la universal y la hemisférica.

En el mismo orden de ideas la vigente iniciativa de incrementar los ya exorbitantes sueldos de los directores del FMI, que agrava su crisis, también de irrelevancia (Ministra Miceli  dixit).

¿Donde está , entonces la fuente de confianza , ese factor imponderable ,pero cierto ,de que hablan los economistas para  tratar de explicarse?.

¿Dónde el equitativo criterio que se compadezca de la congruencia que debe existir entre aquello de que se dispone y lo que se toma?

Cuando la crisis afecta  tan gravemente al BANCO que no aplica a su caso sus propias pragmáticas éticas, jurídicas e institucionales, para situarse en el plano disvalioso y reprochable de los perdularios que, con idénticos fines de enriquecimiento ilegitimo, con perfidia atroz y abuso del poder de dominación, han especulado con la reconstrucción de Irak, después de haber planeado minuciosamente la catástrofe, incurriendo así en delicta juris gentium.

Aparecen, no obstante indicios ciertos de respuesta a tamaño despropósito: la opinión publica mundial, incluso en Alemania,  los principales medios de prensa y  el mismo personal del Banco están alineados en la buena tesis: expulsión de Wolfowitz.

Abril de 2007
Dr. Camilo Hugo Rodriguez Berrutti
Montañeses número 1823 6º “D”
CP C1428AQA – Ciudad Autónoma de Buenos Aires –
República Argentina
Teléfono: (0054) 011-4782-7492
Correo electrónico: camilorodber@hotmail.com; info@rodriguezberrutti.com.ar
Sitio Web: www.rodriguezberrutti.com.ar