Escrutinio al colapso eco- financiero en EEUU: Contribuyentes y presupuesto al borde de un ataque de nervios

0
199

Escrutinio al colapso eco- financiero en EEUU: Contribuyentes y presupuesto al borde de un ataque de nervios (ante los coletazos de la crisis financiera, presupuestaria, monetaria, económica, general, universal, vergonzante, moral y global)

El nivel inconmensurable al que llegará la crisis financiera desatada en EEUU, con su carga de desocupación, pérdida de viviendas y de capitales – no es ajeno al desprejuiciado tratamiento que para cuestiones de real interés del público concurrente a valores y contenidos económicos superiores, ha dedicado su clase política. Hoy se cierne sobre los responsables la sombra sancionatoria de las grandes convenciones, la Hemisférica y la Universal contra la corrupción. ¿O es que resulta todavía impensable su aplicación? La similitud con las situaciones delictuales gestadas con la deuda externa argentina y la “plata dulce” aparece de notable claridad. Justamente cuando el presidente Obama proclama su poder omnímodo, cuando lo hace con desprecio al derecho internacional y a la moral que han instalado un sistema de justicia tribunalicia, para juzgar a los crímenes de lesa humanidad.
Lo que aquí vamos a tratar de exponer son algunas de las causas motivantes de una debacle inmensa, de consecuencias para la Humanidad, atroces e incontenibles en que se proyectan, en grado sumo, letales, sobre la vida, la salud, el bienestar, el futuro de todos y así también, respeto de todas las actividades, no tan solo la financiera – cuna de despropósitos, del mal y la desdicha generales – sino de la económica, cultural, oficial, etc. afectados por idéntica vicisitud debido a la pérdida de sustento en la posición de los mercados en manos de especuladores viles, sin medidas, sin freno, sin más objeto y fin que su enriquecimiento alentado por el instrumento vital y abstracto: la desregulación bancaria y bursátil, y la impunidad consiguiente. Esto último, contando con un recurso inédito: la abstención del FMI en el monitoreo financiero a los EEUU, en la cumbre del poder internacional, dejando así exentos de sanción al fraude, al despilfarro y a la asociación ilícita.
Pero, ninguno de los componentes del sistema en crisis debiera considerarse extraño a un caso como el presente. Es que, en toda comunidad civilizada que esté integrada en la ONU – en cuyo tratado constitutivo (la Carta)- existe referencia al acatamiento a los principios generales del derecho incluidos en el art. 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia  que tienen vigencia – como garantías universales y progresivas de ciertos derechos humanos individuales y sociales- aquellas pragmáticas que sirven de guía insoslayable para la conducta de los hombres, incluso de los titulares de cargos públicos electivos, a saber: razonabilidad, proporcionalidad, solidaridad, progresividad, honestidad, igualdad, integridad del mundo jurídico, etc., etc. que en conjunto bien podrían erigirse en vallas sugerentes de un comportamiento coherente con sanos propósitos, despojados de la mácula del crudo capitalismo, del racionalismo constructivista,  del individualismo infiel a la solidaridad humana, en fin de todo aquello conspirativo contra el sentido protector  del individuo, de la organización de la Sociedad y del Estado en una concepción moderna y democrática.
De ahí, bien puede decirse la génesis de la crisis está anunciada y amasada cuando el sistema se crea para sostener las aventuras de la banca capitaneada por el segmento apical de Nueva York, sobre la base de una serie de soportes estratégicos precisa y finamente delineados, a saber:
a)    El principio de la confianza, que se apoya en el carácter “federal” – artificio semántico que no puede evadir a un honesto escrutinio pues es rotunda, la prevalencia de los grandes bancos en las grandes decisiones u omisiones – de una FED involucrada en los negocios y de dominio privados;
b)    Utilización abusiva, delictual, de la confianza también para hacer creer que los grandes bancos no solo no pueden quebrar, sino que no deben pasar por ese trámite porque “peligraría el sistema”, con lo que se desequilibra más todavía en su favor la condición competitiva monopólica, utilitarista, en el colmo del capitalismo liberal.
c)    Eliminación de la garantía del patrón oro para así poder librar papel moneda indefinida y masivamente para disimular el déficit fuera de todo control técnico, político o internacional sin más limitación que aquellas de orden moral, que por el momento no existen.
d)    Sumisión a los intereses de la autoridad interna del paquete de decisiones que, por su entidad y especialidad financiera y gravitación política afectan, involucrando a toda la Humanidad, y que debieran considerarse respetuosamente mientras y en tanto se aprovecha de las resultancias institucionales de la II Gran Guerra para conseguir y mantener ventajas de todo orden en el ámbito internacional (veto en el consejo de Seguridad de la ONU; presidencia del BM; protección a sus compañías de aviación, el dólar como moneda mundial -con lo que por su sobrevaluación ficticia, fraudulenta, pagan todas las contrapartes- y la dependencia conseguida, incluso de ex aliados por préstamos ligados, contratos de seguros, de transporte, etc.
e)    Manejo innoble por magos de las finanzas que generan valor abstracto para las acciones que los pagan, centralizado en torno a grandes cuestiones relacionadas con las calificadoras de riesgos y sus tenebrosos beneficios; con el incremento del tráfico financiero como la deuda externa de los demás países excluyendo arteramente a la norteamericana del monitoreo por el FMI; la aplicación de intereses usurarios, ilegítimos y otras relacionadas con las obligaciones a futuro; la contabilidad inteligente; los fondos buitre; etc. todos contribuyentes al desequilibrio global. Y con injusto enriquecimiento del segmento privado, incluso como una de las resultantes queridas de la crisis.
f)    Utilización del segmento económico real, como soporte del macro-especulativo sobrevaluado hasta alcanzar niveles de exposición de 50 a 1. Facilitando la absorción del DEFICIT del gran deudor por sus dependientes. Son “Los banqueros que ponen nuestra economía en riesgo” (Stiglitz – C. 10/04/11)
g)    Diseño de un sub-sistema que ha mutado a EEUU en el mayor deudor del mundo mediante un fraude fantástico, y que, no obstante, procura seguridad al poderoso e inmune segmento corporativo con un excelente y benéfico acogimiento de resultas de la crisis en cuya superación frustrada ha llegado a influir, al extremo de que “la distribución de los estímulos del gobierno se produce más a favor de los dueños del capital (y de sus managers) que del sector de los trabajadores.” (The Economist, cit. por Marcelo Cantelmi – Clarín 16/04/2011 – p. 43). Sobre el punto nuestros estudios en internet / Cuando “el crecimiento es insuficiente para resolver el desafío del desempleo” y cuando hay gente que se beneficia con el status quo.
h)    Concurrencia de intereses partidocráticos y de clase hacia un despojo del contenido social en las directivas – guía lo que apeligra la instalación de un “Estado Loco” donde debieran prevalecer la eficiencia, la cordura, la ejemplaridad internacional, con un fuerte contenido de solidaridad hoy de carácter vinculatorio por imperativo del derecho internacional enriquecido con los desarrollos progresivos y por el ius cogens.
i)    De la crisis ha resultado un plus de poder para los grandes bancos apalancados por el valor “moral” de los mayores incentivos oficiales; por su probada invulnerabilidad, por la acumulación técnica mediante fusiones, absorciones, etc. durante la crisis y, sobre todo, por la impunidad vergonzosa que han cosechado sus gestores y como entidades. Este panorama incluye al descrédito del gobierno, a la pérdida de la confianza del público y del segmento productivo.
j)    Fortificación, resurgimiento – ave fénix denigrante – del sector integrado por los dueños del aparato bancario dirigido a la especulación  financiera, incluso altos funcionarios, gerentes, CEOs, traficantes de bonos y otros valores, que han quedado impunes y a cargo, después de la crisis, no obstante haber sido protagonistas agresores activos y principales del atentado continuado a la seguridad jurídica y al bien común, perpetrando todos los delitos imaginables.
k)    Carencia de todo escrúpulo patriótico, moral y político en quienes no han trepidado en crear un caos que puede devenir inminente riesgo de cesación de pagos por el gobierno, con consecuencias importantes y a largo plazo. (Inf. De J.P. Morgan). Incluso una hasta ahora impensable rebaja de la categoría prima AAA de los bonos del gobierno, admitida aún por el secretario de economía junto con el posible “default”, figura que no es novedosa en EEUU.
l)    Un escenario donde predomine todavía la concepción del mercado libre, del crédito ilimitado, del riesgo asumido como consustancial sobre todo cuando se juega con dinero ajeno, del contribuyente y está permitido el áleas para el lucimiento y la aventura. Cuando la deuda de 14.3 BILLONES representa un peso, de 47.000 dólares para cada norteamericano, y sean cargadas las consecuencias y debentures, sobre todos los pueblos. Previsible, como ocurriera con Simón de Cirene, quien fuera sometido sin causa ni razón al mismo calvario que Cristo, en vista del trámite de la cruz.
m)    Tratar de disimular – tarea imposible, ímproba e inoficiosa – la magnitud actual de la deuda acumulada por EEUU que se ha tornado inmanejable. Prueba de ello es que se admite para abatirla en 4 BILLONES se tomará un plazo de 12 años!! En tiempos cuando arrecian los dictámenes francamente desalentadores de los organismos internacionales de crédito y hasta de las consultoras de riesgo!! Porque el anunciado GRANDISIMO DETERIORO GLOBAL del otoño boreal 2011 traería una devaluación del U$D del 30%. Consecuencia que irroga RESPONSABILIDAD DEL ESTADO.
Se trata de eludir dicha responsabilidad, inherente a todo perjuicio causado por el Estado.
Se trata por ende, de evadir a los perjuicios originados y que han devenido en:
DAÑOS A TERCEROS: personas, entidades, Estados, la Humanidad en su conjunto, afectados, involucrados en la circunstancia – creada desde el sector financiero- y por sus inmensas e incontables consecuencias que es preciso determinar aproximadamente para su debida compensación.
Es que, junto con el daño ocasionado a las actividades económicas de todo tipo con sus escuelas de quiebra, desaliento y desocupación aparecen los avatares presupuestarios, los desequilibrios fiscales y el tremendo impacto social y político que consiste en el debilitamiento de la confianza en el orden establecido y en el querer vivir colectivo. EEUU es ejemplo actualísimo y realmente trágico; mayor todavía ese dramatismo porque a sus responsabilidades e internas, debe sumar el deber – incumplido todavía – de restituir al resto del mundo por las culpas de sus gobiernos. ¿Hay antecedentes? Guerra del Golfo, y más recientemente de su propia facturación, la demanda contra el Deutsch Bank por defraudación fiscal, entre otros, que hacen evidente se habría de configurar “estoppel”. (del autor vid, LA LEY, Bs As -1982).
He aquí, entonces, algunos principales soportes y componentes de la crisis global. Abordémoslos.

Mayo de 2011
Dr. Camilo Hugo Rodriguez Berrutti
Montañeses número 1823 6º “D”
CP C1428AQA – Ciudad Autónoma de Buenos Aires –
República Argentina
Teléfono: (0054) 011-4782-7492
Correo electrónico: camilorodber@hotmail.com; info@rodriguezberrutti.com.ar
Sitio Web: www.rodriguezberrutti.com.ar