A Propósito de una Crisis Mundial Anunciada: Loa al Principio Precautorio. Su Relación con la Deuda Externa.

0
91

Dr. Camilo H. Rodriguez Berrutti

Carencia –por encima y por debajo del tremendo “default” bancario, financiero, en los Estados Unidos – sobre todo de principios, de respeto a valores, a una mínima dosis de moralidad publica, de consecuencia filosófica.

Esto es censurable en todos los sentidos, porque, demás, hasta en los discursos presidenciales de Bush se trata de disimular la responsabilidad del segmento financiero para dirigirse a la cuestión como problema de la economía, que es la gran perjudicada por consecuencia del colapso de los mercados bursátiles, sobre todo de la banca de inversión, del establishment especulativo… Es que la codicia y los brutales excesos de acumulación por concepto de groseras “ compensaciones” a los líderes de Wall Stret – a veces por cientos de millones de dólares –chocan con todo límite de razonabilidad, equidad, buena fé, humanidad y solidarismo, y en motivación suficiente para explicar y justificar a los pueblos en el ejercicio del supremo derecho de resistencia a la opresión – Declaración de Paris, Naciones Unidas 1948 puesto en acto” precisamente dentro del “sistema“, y por una vía que debió ser prevista y evitada en vigencia del principio precautorio.

Porque, en el avance sobre bienes tomados como de mano muerta, desprejuiciadamente, se ha comprometido al destino de la persona, de su trabajo, de instituciones y de países en el mundo entero, azotados por un vendabal de bonos basura, de default, de “contabilidad inteligente“ de jerarcas financieros metidos a economistas y de contadores metidos a augures fundados tan sólo en la “confianza”, en la “ esperanza “, en la voluntad…orientados, precisamente por y desde esa filosofía crematística, individualista, atrozmente descalificante que se agrega a la crisis y al pánico ligado al derrumbe de las finanzas pública y privadas, a la desaparición del crédito, del empleo, de la confianza y de la esperanza.

Porque las consecuencias de la quiebra del sistema indican que han llegado para quedarse. Porque ni las finanzas ni el aparato productivo de los Estados Unidos permiten abrigar demasiadas expectativas acerca de su capacidad para soportar tres guerras – ( IRAN-AFGANISTAN) y contra el terrorismo mundial – sus inmensos déficit fiscal y comercial, y los embates contra el dólar, que está cuestionado por la incertidumbre, en su auto-asignado rol monopólico – mundial, incluso por países tradicionalmente afines, como la Argentina y Brasil, que, en buenahora, han dejado de utilizarlo como cuenta de sus transacciones recíprocas.

Porque resulta injusto – con la profunda percepción de aquello que viola al principio que viene de los romanos “dar a cada uno lo suyo” (cuique tribuere suum) – como cuando se detrae de una comunidad un tesoro inestimable: su tranquilidad, su seguridad jurídica, su bienestar social e individual, su proyecto de vida, y todo esto con repercusión y simultaneidad en el resto del mundo, cuya hostilidad no debiera eximirse de la mayor atención, dadas las circunstancias creadas desde los Estados Unidos, país donde se ha creado, fuera de todo control y de interés oficial, la letal burbuja del colapso hipotecario que acompaña, significativamente, a otro componente no menos gravoso e inminente del sistema, los Seguros sobre hipotecas, hoy igualmente vulnerables y con riesgo cierto de implosión.

Porque, por intuición política o protagonismo de una farsa, los legisladores de ambos partidos han impedido, en una primera instancia, la puesta en vigor de un plan ( Mega –Plan) de 700.000 millones U$S, con destino a paliar los males ( el presidente Bush ha pronosticado consecuencias crecientemente gravísimas y permanentes) de una crisis peor que la de 1929, lo que se identifica con la imagen de casos -testigo de comerciantes que liquidan ( hoy: 30/ 09/08).Es que en el país que se supone el más seguro del mundo, hay miedo de que se instale un “ corralito”, porque solo están garantizados los depósitos hasta 100.000U$S y esta cantado que este tope será llevado a 25O.OOO.

Existe miedo a perder el trabajo, los ahorros, el bienestar, y con razón. No parece – y no creemos – pueda bastar con medidas ex post, cualesquiera fueren su calidad y magnitud para conjurar, ni siquiera atenuar, la saludable aportación de aire fresco que ha traído este colosal default al corazón de la mas cruel, sutil y pluricentenaria expoliación que han sufrido los pueblos. Es una oportunidad para, al menos, estar advertidos para obrar en consecuencia. Al menos, también, estamos creando instrumentos, herramientas, para gestar la vindicación de los derechos de la Humanidad enfrentados a la vileza de la usura y de su hermanastra la corrupción. Reacuérdese el empréstito Baring a la Argentina y mas recientemente el plan Brady, el blindaje, la nacionalización de la deuda privada. Que para sancionar a ambas lacras existen grandes convenciones internacionales que es el momento de poner en plenitud de vigencia a sus predicados y a su preceptiva Que debe alcanzar, también, y sobre todo, a las fraudulentas calificadoras de riesgo.

Porque el activismo del capitalismo no pierde de vista su futuro ; de la mano de un utilitarismo tradicional, cultural, promueve la idea del salvataje sin buscar culpables, de darle “ salida” a la cuestión y volver a hacer votar el “ proyecto “ para salvar al sistema financiero, aún contrariando a sus principios, los principios del liberalismo, del crecimiento sin otro objetivo que la acumulación, sin una consideración finalista, personalista, en el sentido de Recaséns Sichés y nacionalizando a las pérdidas, feéricas e incobrables, pesada herencia que deja la administración Bush. Dejando al zorro libre en el gallinero libre.

Porque –el Banco Central de Europa viene de asumir el riesgo inminente – acosado por el riesgo de su propio contagio, dentro y fuera de fronteras, el sistema financiero norteamericano debe ahora, además, resignarse a su endeudamiento a capitales extranjeros ( de China, de Japón, Mitsubishi controlará a Morgan Stanley que, también increíblemente, viene de devorar a otros dos gigantes del segmento financiero para aumentar su futura participación monopólica.

Porque la “ debacle “ alcanza, por un desafío inédito, insólito, a la economía de los países productores de “ commodities”, cuyos precios sufren, y que alcanza, también, a los precios de liquidación de los más grandes bancos de inversión, y a las nacionalizaciones de las pérdidas!!!, a los craks de los mercados, a la incertidumbre sobre el proyecto de vida de todos los hombres y mujeres del mundo. Cuando Bush dice que otro “cachetazo” sería fatal para salvar al sistema financiero y a la economía de los Estados Unidos, ofrece una confesión y, también, un mea culpa…

Aparece entonces como dotada de sensatez, la preanunciada ` madre de todas las crisis”-

Porque es sobre la concupiscencia con el “interés compuesto”, con la usura y con la “moneda única”, con el imperialismo internacional del dólar cuya emisión fuera de control crea una cantera inagotable – plena de ilegitimidad y de fraudulencia – a expensas de la economía mundial y del derecho de los pueblos al desarrollo y al bienestar del género humano comprometido por la deuda externa. De ahí el interés que debe despertar en todos, la participación por el saber, para conocer la verdad sobre esa deuda ilegitima y fraudulenta, así como de su relación con las finanzas especulativas, mundiales, incluidas las operaciones de las AFJP, en ejercicio de un derecho humano hoy reconocido internacionalmente. Para comprender las bases de tal sumisión a las acreencias internacionales es preciso acceder a la investigación científica de la deuda externa como sistema de dominación y de las posibles salidas o salvaciones para paliar las desventuras del presente y del porvenir, actuando precautoriamente. Acerca del particular, reconociendo para la profundización, al estudio de la doctrina Espeche que ha ganado la adhesión de la Iglesia, al tratado del que es autor el Lic. Héctor Giuliano y, de entre otros, que destacan, el Dr. Labake, el Ing. Mario Cafiero, el Dr. Alejandro Olmos h, sin perjuicio nuestras propias aportaciones, incluso sobre el principio precautorio y con la recomendación de abrevar en jurisprudencia valiosa para el tratamiento de cuestiones afines, como el caso Tinoco fallado por el ex presidente Taft, el de Swift-Deltec, con un pronunciamiento histórico del Juez federal Dr. Losada y todos aquellos donde irrumpe el sentido humanístico, de servicio para el bien común, de respeto por encima de todo al interés y a los derechos y garantías de la persona humana. A la manera del pronunciamiento del Tribunal Europeo cuando dejara bien establecida la prerrogativa de tales derechos y garantías por encima de consideraciones de índole económica, financiera u otras.

Porque, en su paranoia, nuestros gobiernos, que repugnan de tener un “plan B”, no tienen, tampoco, y por ello, un antídoto cierto y seguro para conjurar o atenuar las consecuencias locales de la crisis agravada por la deuda pendiente – que la administración Kirchner ha omitido deliberada y confesadamente expurgar de sus vicios judicialmente comprobados por el fallo del Juez federal Ballestero en el juicio incoado por Alejandro Olmos, mientras y en tanto se condona silenciosamente de su responsabilidad a las casas bancarias matrices por la fuga ilegal de miles de millones de dólares –reconocida por la Banca de Basilea- y por el continuado, actualísimo y gravoso endeudamiento, con pagos a futuro que habrán de comprometer a la sustentabilidad, a la sobrevivencia de las generaciones del porvenir. Porque: billones, sí, billones – no se sabe cuantos – es el costo total del embrollo por querer dejar actuar libremente a los mercados, a sus “killers ”, asesinos, con la filosofía del laisez faire, del consenso de Washington, del derrame.

Que habrán de pagarlo los contribuyentes de los E.E.U.U., y todos los demás, entre ellos, nosotros. ( ¿ o no?).

Porque esto recién empieza – por ser las finanzas y la economía y la política, todas vulnerables – y lo peor está por venir. Insusceptible de ser manejado con el “comportamiento audaz” (Bush dixit) remolón, aventurero e ineficiente, junto a Bernauke, Paulson, Wolsfowitz y otros. Todos comprometidos con la salvación de sus propios intereses, de su maquiavelismo. Reacuérdese que mucho antes de la guerra contra Irak ya se tramaba el negociado de la reconstrucción y que el inmenso tesoro de divisas acumuladas con la usura, con la elevación unilateral de las tasas y las cuantiosas regalías, compensaciones y frutos de la corrupción como los contenidos tóxicos del sistema ha contribuido a gestar la cantera supuestamente inagotable que hoy se está haciendo trizas y que, como la caída del imperio romano es paradigmática y debe ser asumida a manera de ejemplo. Lo del sub- titulo, el principio precautorio, incluso para lo ideológico. Porque aparece abierta una impensada oportunidad para que la Humanidad tenga un rol hacia la determinación de su futuro.

Octubre de 2008
Dr. Camilo Hugo Rodriguez Berrutti
Montañeses número 1823 6º “D”
CP C1428AQA – Ciudad Autónoma de Buenos Aires –
República Argentina
Teléfono: (0054) 011-4782-7492
Correo electrónico: camilorodber@hotmail.com; info@rodriguezberrutti.com.ar
Sitio Web: www.rodriguezberrutti.com.ar